Djokovic no sólo jugaba por un título más. Quería mantener la imbatibilidad en la presente temporada (23-0), igualar a Nadal en Masters 1.000 (35) y distanciarse en 1.010 puntos al frente del ranking ATP, lo que prácticamente le asegura el liderato hasta final de temporada.

Nole derrotó en la final de Cincinnati a Milos Raonic 1-6, 6-3 y 6-4.