Como todo el mundo del tenis, Diego Schwartzman espera con impaciencia el regreso de la competencia aunque es consciente que es muy difícil que vuelva a jugarse un torneo en esta temporada.

En una entrevista concedida a TNT Sports, "El Peque" habló sobre la conveniencia de ser más expeditivo a la hora de informar sobre la continuidad o no del circuito.

"Hay muy poca información de cuándo se va a retomar el circuito. Al principio la comunicación fue muy mala por parte de la ATP sobre las cancelaciones, creo que también los agarró desprevenidos. Veo muy difícil poder jugar este año", expresó.

Y su escepticismo acerca de esa posibilidad, lo manifestó en estos términos: "No sé si lo más sano ya sería que nos digan que el año está perdido, cada 15 días nos vamos enterando de que se atrasa el circuito un tiempo más. El tenis se juega cada semana en un país diferente, no es fácil de retomar".

El nacido en Villa Crespo también se refirió a las diferencias que existen en el ingreso de los tenistas, constituyendo un bajo porcentaje los jugadores que pueden vivir cómodamente de este deporte.

"El problema del tenis es que está muy mal distribuida la plata que genera. No puede ser que alguien que está en los 100 del mundo no pueda vivir del deporte o no pueda disfrutar de viajar con su entrenador".

Y en el curso de la entrevista se refirió, además, al circuito de apuestos que tanto perjudica a este deporte y a quienes lo practican.

 "Las casas de apuestas están muy metidas hoy en el deporte y son lo peor que pueden hacer, desprestigian la práctica deportiva". 

En ese sentido, habló particularmente de su colega argentino, Nicolás Kicker: "por más que el tenis esté muy mal distribuido no te da derecho a arreglar un partido. Tengo muy buena relación con Nicolás Kicker, lo que no quita que crea que lo que hizo estaba mal y por suerte puede volver después de haberse dado cuenta de sus errores".