Nicolás Russo, presidente de Lanús, le apuntó a un fútbol argentino sin descensos por dos años, con contratos altos que serán renegociados, muchos juveniles y restricciones a la hora de incorporar jugadores.

Eso sí, el torneo podría arrancar recién en septiembre y sin público, una vez que pase el pico del coronavirus en el país, estipulado para principios de junio.

“Recomponer esto nos llevará uno o dos años y el ajuste hay que hacerlo en el fútbol. Si no se toman medidas drásticas, hay 25 o 30 clubes que van a desaparecer. Hay que reordenar los clubes porque recién en junio del año que viene vas a empezar a producir ventas importantes, pero no al mismo nivel que se venían haciendo",