El club atlético Talleres abonó una parte del dos por ciento que por reglamento debe pagar a la Liga Cordobesa por el pase de un jugador a un equipo del exterior, y por ese motivo esta última entidad levantó la desafiliación aplicada semanas atrás por no haber cumplido con dicho trámite.

La transferencia en cuestión es la de Nahuel Bustos al City Group, que a su vez lo cedió a préstamo a Girona de España. El club albiazul abonó un porcentaje indeterminado de lo que debería pagar como una señal de buena voluntad, lo que incidió para que la Liga Cordobesa levantara la desafiliación por una semana. De todas maneras, hasta el mediodía el club de barrio Jardín no había podido cumplir con algunos trámites en la Casa del Fútbol cordobés.

Esta nueva situación podría abrir una nueva etapa de diálogo, aunque Talleres insiste en que realiza una doble tributación por una misma transferencia (le paga el dos por ciento a la AFA) y en que se debe terminar de aclarar el carácter de originario asignado a futbolistas formados en clubes de esta ciudad y diferenciarlos de aquellos que llegan desde otras provincias, juegan en clubes de Córdoba y posteriormente son transferidos por estos a entidades ubicadas más allá de nuestras fronteras nacionales.