Las versiones son coincidentes. En este conflicto de intereses entre los clubes de la Superliga, y entre la Superliga con la AFA, las que se impondrían serían las instituciones que pugnan por suspender el reinicio del torneo de primera división. Resta saber si ese propósito se cumplirá demorando una o dos semanas la reiniciación de la competencia.

Todo se determinará el jueves, en una reunión que comenzará a las 13, y en la que los clubes fijarán su posición. De acuerdo a sondeos previos y a posturas ya declaradas habría mayoría de equipos que no quieren que el certamen comienzo el 24 de enero, aunque no se opondrían a que Independiente y River Plate jueguen el 19 de este mes un partido suspendido de la 14º fecha.

Entre los clubes que proponen la suspensión del comienzo de la Superliga figuran equipos que no han hecho aportes de jugadores al seleccionado argentino sub 23 que competirá desde el 18 de este mes en el torneo preolímpico que se jugará en Colombia, el motivo principal por el cual las entidades aportantes de futbolistas han justificado su pedido.

Clubes como Lanús, Banfield, Boca Juniors, Independiente, Gimnasia y Esgrima, Rosario Central, Huracán, Racing, San Lorenzo, Arsenal, Aldosivi, Estudiantes, Argentinos Juniors, Colón y Central Córdoba de Santiago del Estero quieren parar la pelota en las dos semanas que dure el Preolímpico. Otra postura intermedia aspira a suspender por una semana el comienzo del campeonato.

Y están los otros equipos que piden la aplicación estricta del reglamento de la Superliga, firmado por todos sus integrantes a mediados del año pasado, en la que todos los representantes se comprometieron a jugar en las fechas establecidas. Uno de ellos es Talleres, lo mismo que River Plate, Newell's Old Boys, Vélez Sársfield, Atlético Tucumán, Defensa y Justicia, Unión, Patronato y Godoy Cruz.

El debate promete ser enérgico y confrontativo. De suspenderse el torneo no se cumpliría lo que se habría firmado por voluntad propia.