Una etapa llena de nervios y caídas se vivió en la primera jornada del Tour de Francia. La constante lluvia sobre el trazado ha generado muchos inconvenientes en los diferentes ciclistas del pelotón. El colombiano Miguel Ángel López fue uno de los afectados.

A falta de 50 kilómetros, el equipo Astana se puso al frente del temeroso pelotón y en un descenso, con el piso bastante mojado, López perdió el control de la rueda trasera de su bicicleta y de a poco se fue contra un árbol.

SÚPERMAN LOPEZ SE QUEDO SIN CAPA