La Cámara Baja avaló el proyecto, que se modificó en el Senado, con 125 votos a favor, 65 en contra y 27 abstenciones.

Este miércoles, la Cámara de Diputados de la Nación, aprobó el proyecto que modifica las alícuotas del Impuesto a los Bienes Personales, modificado en el Senado por iniciativa del jefe del bloque peronista, Miguel Pichetto.

Según el proyecto del Impuesto a los Bienes Personales, el mínimo pasará de los $1.050.000 pesos actuales a $2.000.000 a partir de los ejercicios fiscales 2019 y siguientes. Aquellos que declaren bienes por entre $2.000.000 y $5.000.000 pagarán una tasa de 0,25%; de $5.000.000 a $10.000.000 tributarán 0,50%, y a partir de los $20.000.000, la tasa será de 0,75%.

Cuando el proyecto llegó al Senado, Pichetto impulsó una modificación para exceptuar del impuesto a las casas con destina habitacional de hasta $18.000.000. La nueva redacción fue aprobada en el Senado con 57 votos a favor y cuatro en contra.

En la Cámara Baja el oficialismo contó con los votos del interbloque peronista Argentina Federal para reunir 125 votos positivos. En contra se pronunció el Frente para la Victoria, Red Argentina (encabezado por Felipe Solá), el Frente de Izquierda y los Trabajadores, Alfredo Olmedo y José Luis Ramón.

Por la abstención optaron el Frente Renovador; los justicialistas Diego Bossio, Eduardo “Bali” Bucca y Javier David; los puntanos de Unidad Justicialista; el bloque Evolución -de Martín Lousteau-; el socialista Luis Contigiani; y Javier Campos, de la Coalición Cívica. Lo mismo hizo una sola diputada del Frente para la Victoria-PJ, la chubutense Ana Llanos.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina (Pro) explicó que el proyecto “se inscribe en el marco de una negociación entre el Gobierno nacional y las provincias para compensar algunos de los gastos de los que se harán cargo las provincias en materia de subsidios al transporte y la tarifa social eléctrica”.

En contraposición el exministro de Economía Axel Kicillof, señaló: “este proyecto plantea cobrarle a los sectores medios el impuesto a los Bienes Personales, pero no como forma de redistribuir la riqueza, sino para exprimir a la clase media”.

Fuente: El Parlamentario