Diferentes gremios realizaron medidas de fuerza. Advierten por despidos, falta de pagos e intentos de flexibilización laboral.

Las asambleas de gremios aeronáuticos, en el inicio de un fin de semana largo, causó la furia del Gobierno. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, acusaron al kirchnerismo de estar detrás de la medida en el período electoral.

De 5 a 7:30 de la mañana la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) realizó una asamblea informativa. Después comenzó la de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) hasta las 10. Mientras que los empleados del sector de rampa y administrativo trabajaron a “reglamento”.

El frente gremial denunció despidos y falta de pago de salarios en Avianca y Andes, a lo que sumó la intención de LATAM de flexibilizar las condiciones de trabajo como así también 200 despidos en Aerolíneas y la desprogramación del 30% de la flota de largo alcance.

Dietrich encabezó el rechazo de la administración Cambiemos al decir: “Una vez más los gremios tomaron de rehenes a los pasajeros para expresar una cuestión política y hemos tenido otra muestra de intolerancia con la gente por parte de Pablo Biró (titular de APLA), un dirigente kirchnerista que lo único que quiere es complicarles la vida a miles de pasajeros”.

En el mismo sentido Malvido, desde Aerolíneas Argentinas, dijo que se trató de un “paro político” e hizo referencia a “las fotos que se sacan los gremialistas con la oposición”.

Mirá las Noticias Destacadas