La medida llega como respuesta a meses de protestas de los vecinos por la gentrificación y el aumento de los precios de alquiler.

El ayuntamiento de Berlín, en Alemania, ha comprado 670 apartamentos en la histórica avenida Karl-Marx-Allee que estaban en manos de un propietario privado después de meses de lucha por la gentrificación y el aumento de los precios de las propiedades, según informa The Guardian.

El conflicto estalló en noviembre del año pasado cuando la empresa administradora de propiedades Predac anunción su intención de ceder 700 pisos a la compañía más grande de este rubro en Berlín, Deutsche Wohnen.

A partir del anuncio, se disparó el temor entre los vecinos por un posible aumento en los precios de alquiler, ante lo cual organizaron diversas jornadas de protesta.

Finalmente, la movilización vecinal forzó al Senado de la ciudad a bloquear la venta. Después de meses de disputas legales, confirmó el pasado lunes que tres bloques que contienen más de 670 apartamentos serían comprados por el proveedor estatal de vivienda Gewobag.

Fuente: La Vanguardia.

Mirá las Noticias Destacadas