Además, retoman la mesa de diálogo con la oposición, que exige que se liberen a otros 700 detenidos.

El gobierno nicaragüense puso en libertad provisional a cien presos políticos casi un año después de ser detenidos tras las manifestaciones contra Daniel Ortega.

Las excarcelaciones ocurrieron el pasado miércoles en el marco del inicio de las conversaciones entre el gobierno sandinista y la oposición.

Las negociaciones buscan una salida pacífica a la importante crisis sociopolítica que sacude al país centroamericano.

El gobierno y la llamada Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia establecieron una hoja de ruta de nueve puntos con los que ambos tratan de tener mas éxito que en el pasado mes de mayo, cuando las conversaciones de paz se vieron suspendidas sin acuerdo alguno.

La Organización de Estados Americanos se ofreció como garante de las conversaciones y la Unión Europea exigió resultados bajo la amenaza de aplicar sanciones al país.

Reinicio del diálogo en Nicaragua

Una delegación del Gobierno de Daniel Ortega, liderada por el canciller Denis Moncada, se sentó a negociar junto a seis miembros de la opositora Alianza Cívica, formada por empresarios, campesinos y estudiantes, con la Iglesia católica como testigo del proceso y la OEA (Organización de Estados Americanos) como garante.

Ambas partes aprobaron nueve de los doce puntos propuestos, aunque no se publicaron detalles por una cláusula de confidencialidad.

La oposición exige que salgan otros casi 700 prisioneros políticos, aún en la cárcel. Además, piden la celebración de elecciones libres y el restablecimiento de las libertades de prensa, expresión y manifestación.

Fuente: Euronews