Intentando marcar una orientación, la gestión central la considera “premisa” y se comprometió a elaborar propuestas en pro del desarrollo.

En el primer Boletín Oficial del año, el gobierno nacional emitió un decreto en el que se deja constancia que toda la documentación oficial, durante el período deberá llevar la leyenda “2019 – Año de la exportación”.

Casi como un anticipo de futuras bienaventuranzas, el presidente Mauricio Macri firmó la norma, argumentando que “la exportación de nuestros productos y servicios es la vía para la construcción de una economía próspera, dinámica e integrada al mundo, que genere empleos de calidad y sustentables para todos los argentinos”.

Valorando el programa ‘Argentina Exporta’, que la actual administración puso en marcha, destacó “el trabajo conjunto con todos los sectores productivos”, recordó su política de “simplificar trámites”, y le apuntó a “detectar oportunidades y mejorar la logística e infraestructura”, para multiplicar las posibilidades de la exportación de productos.

Después de una balanza comercial negativa en el primer semestre: las importaciones fueron 382 millones de dólares más en los montos de productos que salieron del país, despiertan expectativa los números de noviembre, con 979 millones de dólares en positivo.

El proceso recesivo en el país, eso sí, hizo decrecer casi un treinta por ciento las importaciones respecto a noviembre de 2017.

Mirá las Noticias Destacadas