En el mes de enero se registró una caída del 20 por ciento en la venta de insumos respecto del año anterior.

La construcción es uno de los sectores en que más impacta la crisis que, desde hace meses, golpea a la economía nacional.

Según el denominado Índice Construya, las ventas de materiales para la industria de la construcción se derrumbaron en enero un 20,1 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior. Este indicador mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya: ladrillos, cerámicos, cemento portland, cal, aceros, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua.

Con estos datos ya son ocho meses consecutivos en que la comparación interanual presenta números en rojo, desde un 5,4% en junio, con un pico de 31,8% en diciembre de 2018.

No obstante, al comparar el mes de enero de 2019 con diciembre de 2018, el Índice marcó que los volúmenes despachados registraron un aumento del 3,29% desestacionalizado. De esta forma, la venta de insumos para la construcción en el primer mes de 2019 exhibió una leve mejora intermensual desde niveles mínimos en seis años.

Aunque tal referencia parece traer una brisa de esperanza para los empresarios del sector, las proyecciones siguen siendo poco optimistas

“La caída fue muy fuerte. Eso ratifica los índices que habían venido saliendo en los últimos meses, que confirman una caída de la actividad que fue muy fuerte en los últimos meses", indicó Marcos Barembaum, presidente de la Cámara de Construcción de Córdoba.

En diálogo con Canal 10, el constructor consideró que la crisis afecta tanto al sector público como al sector privado. “Posiblemente la actividad privada un poco más, porque se ha hecho muy difícil acceder al crédito hipotecario, por los aumentos de los costos muy importantes en los insumos. Quien tiene la posibilidad de construir o pensaba algún proyecto, lo piensa más y pone un freno", explicó.

En tal contexto, se siguen perdiendo puestos de trabajo en la provincia. “Alrededor de 3 mil a 4 mil puestos registrados. A nivel país se han perdido proporcionalmente más", precisó.

“En general las empresas del sector no están viendo con optimismo los meses venideros. Las condiciones se van a mantener unos meses más: las altas tasas de interés conspiran contra la inversión y el acceso al crédito. También son cada vez más acotados los presupuestos para inversión pública", añadió Barembaum.