La firma, que cuenta con gran parte del transporte terrestre en Córdoba, despidió a todos los trabajadores de la firma Cacciola.

La firma de transporte Enrique Romero Sociedad Anónima (ERSA) vivencia un 2019 con dificultades que derivan en graves consecuencias.

En Córdoba, trabajadores sostienen diversos reclamos por falta de pago, por caso de obra social, de empleados del transporte urbano de la ciudad capital, con un conflicto que busca acercamientos en el Ministerio de Trabajo.

No es muy distante la situación en el servicio interurbano, donde la empresa de origen correntino cuenta con varios corredores, y los choferes realizan desde este lunes un paro por tiempo indeterminado.

Desde el primer minuto de este mes de julio, otra de sus empresas, Cacciola, en este caso del transporte fluvial, cesó la prestación de sus servicios, despidiendo a los cincuenta empleados.

Vía ferrys y catamaranes, realizaba viajes de turismo a la Isla Martín García y también transporte de pasajeros entre Tigre y Carmelo (Uruguay).

Escuetamente, informó que la decisión “se enmarca en el proceso de reestructuración de la empresa que se inició en octubre del 2018 con la presentación de su concurso preventivo de acreedores”, que la caída en viajes fue marcada y viene soportando “una considerable cantidad de juicios laborales de magnitud”.

ERSA adquirió Cacciola en 2012, y valoraba en su sitio web “la distinción, atención y calidad en todos sus servicios”.

Mirá las Noticias Destacadas