Entrenan a diario en la primera Gaming House de Córdoba. Son referentes en el mundo de los gamers y e-sports de Latinoamérica.

Existe una tendencia global llamada e-sports o deportes electrónicos. Son, generalmente, jóvenes que entrenan y compiten como jugadores de videojuegos.

Estas competencias se han convertido en eventos de gran popularidad.​

En este marco, el videojuego más popular –Fortnite– lanzó su Mundial organizado por Epic GamesEl torneo comenzó el 13 de abril con las competiciones en solitario y de los dúos. 

En Córdoba funciona la primera Gaming House en barrio General Paz, donde cuatro jóvenes entrenan y practican distintos deportes o videojuegos electrónicos.

En síntesis, una Gaming House o casa de juego es una vivienda cooperativa donde varios jugadores de videojuegos, generalmente jugadores profesionales de deportes electrónicos, viven en la misma residencia.

Ezequiel Bentolila y Rodrigo Solís, de 24 y 21 años respectivamente, debieron superar los prejuicios para poder dedicarse a su pasión: los videojuegos.

No como creadores de videojuegos, sino como jugadores competitivos.

De manera similar a un deportista tradicional, Rodrigo y Ezequiel deben seguir rutinas de prácticas, durante horas, una sana alimentación y una dirección táctica y estratégica de juego.

“Hace dos años comenzó este proyecto", recuerda Ezequiel, cuando decidió dejar la carrera de videojuegos de IES Siglo XXI y con ese dinero alquilar una oficina para jugar y, luego, una casa en barrio General Paz.

LoL, el encuentro

League of Legends fue el inicio del encuentro de ambos, en un campeonato.

LoL es un videojuego del género multijugador de arena de batalla en línea. Este deporte electrónico  fue desarrollado por Riot Games.

“Rodrigo jugaba muy bien y lo ayudé a pickear y banear", dice Ezequiel.

¿Qué es Pickear y Banear? Pickear es una adaptación de la palabra original inglesa: Pick, que significa escoger. Banear es evitar competir con los campeones.

Las palabras de Ezequiel siempre son de orgullo y respeto por Rodrigo: “Siempre tuvo muchísimo talento para jugar".

Rodrigo llegó a ser el número 1 de Latinoamérica y top 8 del mundo de los jugadores de Fortnite.

El antecedente de ambos fue, además, el popular Counter-Strike: Global Offensive.

Rodrigo decide también comenzar a streamear por Twitch. Su usuario es buzzyg0d

Streamear significa transmitir en vivo sus partidas de videojuego a través de plataformas digitales.

Familia vs vocación

Uno de los primeros escollos para poder avanzar en la dedicación exclusiva como player, gamer o jugador deportista  a los videojuegos.

“En principio no les gustaba para nada. Probé hacer carreras pero no era lo mío, me sentía vacío. Ahora lo entienden", destaca Rodrigo.

Ser un deportista electrónico es algo tan incipiente que para muchos genera intriga, duda y rechazo a poder aceptar que los jóvenes opten como una salida laboral este nuevo oficio del siglo XXI. 

-¿Se puede vivir de esto?

-Sí, claro. En realidad, el mundo de los videojuegos está facturando más que el cine y la música, responde convencido Ezequiel.

El deporte electrónico ya reúne el apoyo de múltiples marcas, acompañando jugadores y fanáticos apasionados.

El fenómeno en Córdoba y Latinoamérica es más lento que en otras regiones del mundo, como Estados Unidos, Europa o Asia oriental.

Un deporte

“Entrenamos como lo haría un deportista", define Ezequiel, donde cuenta que trabajan la inteligencia emocional, creativa y la alimentación.

Se cuida la “capacidad cerebral" en el tiempo de respuesta y reacción del jugador electrónico.

“No es jugar y jugar, solamente. Hay que analizar partidas, ver por qué moriste", sostiene Rodrigo.

La lucidez y el estrés son factores claves para controlar, además de la habilidad, en los deportistas de videojuegos.

Mundialistas de Fortnite

“Es una bomba", dice Rodrigo sobre la participación de la etapa clasificatoria del Mundial del popular videojuego.

Se juega los fines de semana y las partidas duran máximo 25 minutos.

Fortinte es como “los Juegos del Hambre", donde 100 personas “caen a una isla" y se enfrentan de manera solitaria, dúo o en equipos de cuatro jugadores.

El jugador debe buscar armas. La estrella del momento es la escopeta. Al mismo tiempo, este juego combina la construcción con la habilidad de puntería.

Los skin cambian en 24 horas.

Rodrigo es uno de los mejores jugadores del mundo de Fortnite pero se niega a reproducir o imitar los bailes: “No hay chance".

Dentro de los bailes que se han vuelto un sello distintivo del juego, su preferido es uno de los inmortalizados en la Final de la Copa del Mundo Rusia 2018, en donde el jugador francés Antoine Griezmann celebró su gol haciendo un “emote” llamado “Take the L”.

Y es un provocador: “Prefiero los bailes que enfurecen al contrario".