La Torre Eiffel y el Louvre cerrarán. El gobierno galo convocó a 89 mil policías. Los Chalecos Amarillos llevan cuatro semanas de reclamos.

Las autoridades francesas cerrarán el sábado decenas de museos, sitios turísticos y tiendas, incluida la Torre Eiffel y el Louvre, por temor a una repetición de la violencia vivida la semana pasada en París, dijeron funcionarios.

“No podemos arriesgarnos cuando conocemos la amenaza”, dijo el jueves el ministro de Cultura, Franck Riester, a la emisora RTL.

Según afirmó, los museos del Louvre y Orsay, las dos óperas y el Grand Palais son algunos de los lugares que cerrarán una semana después de que los manifestantes dañaran el Arco del Triunfo.

En medio de pedidos de los manifestantes en las redes sociales para protagonizar una cuarta semana de protesta, el primer ministro Edouard Philippe dijo que serían convocados 89 mil agentes de seguridad para evitar la repetición del caos vivido el sábado pasado en París, cuando la multitud incendió autos y saqueó tiendas en el centro de la ciudad.

Al menos cuatro de los partidos de fútbol previstos para el fin de semana fueron suspendidos.

La policía parisina pidió a decenas de propietarios de tiendas y restaurantes en torno a los Campos Elíseos y la Bastilla que cierren el sábado y solicitaron a las autoridades locales en 15 zonas alrededor de la capital que retiren cualquier objeto callejero que pueda ser usado como proyectil.

El gobierno estudia recurrir también a las tropas destinadas en la actualidad a las patrullas antiterroristas para proteger edificios públicos.

El jueves, el gobierno insinuó que podría aprobar más concesiones a los “chalecos amarillos” en un intento por poner fin a la violencia generada por el costo de vida y recuperar la iniciativa tras semanas de agitación civil.

Fuente: Reuters.