El entrenador de Boca explicó los motivos por los que su equipo pidió la suspensión tras los heridos por el ataque al ómnibus.

“No es lo que se vive previamente a una final lo que nos tocó vivir ayer. Claramente estamos en desventaja. No estamos en las mismas condiciones de River. Las 24 horas que vivimos no tienen nada que ver con una fiesta. No estabamos preparados en la previa y se lo manifesté al presidente”, afirmó.

Además, el Mellizo agregó: “Lo que pasó lo saben y lo vieron todos, están los videos del micro y el vestuario. Nos sentíamos en desventaja porque debemos llegar los dos en la misma situación”.

Por otra parte, Guillermo contó cómo vivió la situación de incertidumbre previa a la suspensión definitiva. “Traté de estar enfocado permanentemente en el partido, en lo que estabamos viviendo, pero era inevitable desenfocarnos”, concluyó.