Se trata de un moderno sistema de origen japonés que facilita el traslado a personas con dificultades motrices.

Quedó habilitado en la terminal de ómnibus de Córdoba los dos pasillos móviles de 50 metros de extensión que conectan el edificio antiguo con el nuevo.

Cada cinta puede transportar a unas nueve mil personas por hora, y con su instalación, que demandó una inversión provincial de 35 millones de pesos, convierten a esta terminal en la única del país en contar con un sistema que desde hace tiempo se emplea en los aeropuertos internacionales.

Alfredo Lalicata, responsable de la terminal, manifestó su satisfacción por haber finalizado en tiempo y forma la obra de modernización del túnel: Hicimos el esfuerzo, junto a la empresa encargada de la colocación, de habilitarlo para esta fecha tan especial porque sabemos que las 60 o 70 mil personas diarias que pasan por la Terminal de Ómnibus se acrecientan notablemente en épocas festivas, y especialmente en Semana Santa.

Los pasillos rodantes motorizados del túnel son únicos en Córdoba, tienen un metro de ancho y permiten un rápido y sencillo desplazamiento de los pasajeros para tomar combinaciones, pudiendo trasladarse incluso con equipaje de un extremo a otro sin mayor esfuerzo al no tener inclinación. Las cintas son de especial utilidad para las personas mayores, o para quienes presentan dificultades motrices.

Lalicata ponderó la capacidad del sistema y explicó que “cada una de las cintas puede transportar hasta 9 mil personas por hora, o sea que el tránsito global del túnel es de unas 18 mil personas cada hora. Y ésta es la única terminal de colectivos del país que cuenta con este sistema que tienen la mayoría de los aeropuertos internacionales, aunque no el de Córdoba, por ejemplo".