Lucas Rudzicz, de 13 años, fue asesinado por el policía por Martín Murúa tras haber asaltado a Mariano Oberlin.

El día lunes 26 de noviembre comenzó el juicio contra el policía Martín Murúa (45) por el homicidio de Lucas Rudzicz (13) en barrio Müller.

El hecho ocurrió el 22 de diciembre de 2016. Murúa era custodio y colaborador del padre Mariano Oberlin. Rudzicz junto con un cómplice asaltaron a punta de pistola a Oberlin. El custodio decidió perseguirlos hasta un descampado donde el menor fue asesinado por un impacto de bala en la nuca.

“Nosotros vamos a propiciar a que (Murúa) sea absuelto. Ha obrado sin ningún tipo de exceso en el marco de sus atribuciones y preservando la vida y propiedad del padre Mariano Oberlín", afirmó Carlos Hairabedian, abogado defensor de Murúa. Según testimonio del abogado, durante la persecusión hubo intercambios de disparos “al aire y a la carrera”.

Además, el letrado afirmó que por el hecho hubo “tres muertos: el chico que murió, el padre Oberlín que sufrió una grave crisis y el propio policía que tuvo una crisis de ese tipo".

El abogado querellante, Carlos Orzaocoa, expresó: “Hubo una utilización ilegal de su cargo de policía y de su arma reglamentaria. No había ninguna necesidad, como la de Murúa, de disparar en forma ofensiva y de forma totalmente letal. Los chicos daban totalmente la espalda y estaban en fuga".

“Por supuesto, que hubo una agresión, le robaron la máquina cortadora de pasto, pero esa agresión no ameritaba una intervención como la que tuvo Murúa", agregó.