Una confrontación posterior al debate entre los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders culminó el debate demócrata final antes de las asambleas de Iowa después de una noche de luchas intensas sobre política exterior, atención médica y lo que hace que un candidato sea más apto para derrotar a Donald Trump.

En una señal de la profundidad de la tensión entre Sanders y Warren, al final del debate, mientras los candidatos se daban la mano, la senadora de Massachusetts se acercó al senador de Vermont. Sanders extendió su mano; Warren se la negó. No quedó que se dijeron los dos, pero después de algunas pocas palabras, aparentemente severas de ambos lados, sacudieron la cabeza y caminaron en direcciones opuestas.

El momento llegó después de varios días de tensión entre los dos campos, rompiendo un pacto de no agresión no escrito entre ellos. Antes del debate Warren afirmó que Sanders le había dicho en privado que nunca una mujer podría enfrentarse con éxito a Trump.

Durante el debate Sanders volvió a negar que hubiera hecho tal afirmación. Dijo: "de hecho es incomprensible" que él tuviera esa opinión. Continuó señalando que apoyó a Hillary Clinton en 2016 convencido de que podría vencer a Trump. 

Entonces se le pidió a Warren que respondiera y llegó el momento más intenso y más aplaudido del debate.
"Miren a los hombres en este escenario", dijo Warren. “Colectivamente, han perdido 10 elecciones. Las únicas personas en este escenario que han ganado todas las elecciones en las que presentaron somos las mujeres. Amy y yo ", refiriéndose a la senadora de Minnesota Amy Klobuchar .

Pese al complejo panorama y a la multiplicidad de temas en debate a partir de las intensas y confrontativas políticas de Donal Trump, parece que los y las demócratas elegirán su candidato o candidata sopesando la herencia de la derrota de Hillary Clinton en la elección pasada: ¿Puede una mujer ganarla a Donald Trump?

 

 

Elizabeth Warren le niega el apretón de manos a Bernie Sanders