Durante más de medio siglo, los gobiernos de todo el mundo confiaron en una sola compañía para mantener en secreto las comunicaciones de sus espías, soldados y diplomáticos.

La compañía, Crypto AG, tuvo su primera oportunidad con un contrato para construir máquinas de creación de códigos para las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Llena de dinero, se convirtió en un fabricante dominante de dispositivos de encriptación durante décadas, navegando por olas de tecnología desde engranajes mecánicos hasta circuitos electrónicos y, finalmente, chips de silicio y software.

La firma suiza ganó millones de dólares vendiendo equipos a más de 120 países hasta bien entrado el siglo XXI. Sus clientes incluían a Irán, las juntas militares en América Latina, a rivales nucleares como India y Pakistán, e incluso el Vaticano.

Pero lo que ninguno de sus clientes sabía era que Crypto AG era propiedad de la CIA en una asociación altamente clasificada con la inteligencia de Alemania Occidental. Estas agencias de espionaje manipularon los dispositivos de la compañía para que pudieran descifrar fácilmente los códigos que los países usaban para enviar mensajes cifrados.

El acuerdo de varias décadas, uno de los secretos mejor guardados de la Guerra Fría, queda al descubierto en un reporte de la propia CIA que fue revelado ayer en un proyecto conjunto por The Washington Post y ZDF, una agencia pública alemana.

La cuenta identifica a los oficiales de la CIA que administraron el programa y a los ejecutivos de la compañía a quienes se les confió la ejecución. Traza el origen de la empresa, así como los conflictos internos que casi la descarrilaron. Describe cómo los Estados Unidos y sus aliados explotaron la credulidad de otras naciones durante años, tomando su dinero y robando sus secretos.

La operación, conocida primero por el nombre clave "Thesaurus" y luego "Rubicon", se encuentra entre las más audaces en la historia de la CIA.

"Fue el golpe de inteligencia del siglo", concluye el informe de la CIA. "Los gobiernos extranjeros estaban pagando un buen dinero a los Estados Unidos y Alemania Occidental por el privilegio de que sus comunicaciones más secretas sean leídas por al menos dos (y posiblemente hasta cinco o seis) países extranjeros".

A partir de 1970, la CIA y su “hermana” experta en descifrado de códigos, la Agencia de Seguridad Nacional, controlaron casi todos los aspectos de las operaciones de Crypto, presidiendo con sus socios alemanes las decisiones de contratación, diseñando su tecnología, saboteando sus algoritmos y dirigiendo sus objetivos de ventas.

Los espías de Estados Unidos y Alemania Occidental sólo tuvieron que sentarse y escuchar.

Supervisaron a los mulás de Irán durante la crisis de rehenes de 1979, rastrearon las campañas de asesinato de dictadores sudamericanos y capturaron a funcionarios libios felicitándose por el atentado de 1986 contra una discoteca de Berlín.

Como elemento destacado: En 1982, la administración Reagan aprovechó la dependencia de Argentina del equipo Crypto, canalizando inteligencia a Gran Bretaña durante la breve guerra de los dos países sobre las Islas Malvinas, según la historia de la CIA, que no proporciona ningún detalle sobre qué tipo de información pasó a Londres.

 

Un helicóptero de la Royal Navy despega después de transportar a los Royal Marines a Malvinas en 1982.
Un helicóptero de la Royal Navy despega después de transportar a los Royal Marines a Malvinas en 1982.

 

El programa tenía límites. Los principales adversarios de Estados Unidos, incluida la Unión Soviética y China, nunca fueron clientes de Crypto. Sus sospechas bien fundadas de los lazos de la compañía con Occidente los protegieron de la exposición, aunque la historia de la CIA sugiere que los espías estadounidenses aprendieron mucho al monitorear las interacciones de otros países con Moscú y Beijing.

La agencia de espionaje alemana, BND, se convenció de que el riesgo de exposición era demasiado grande y abandonó la operación a principios de la década de 1990. Pero la CIA compró la participación de los alemanes y simplemente siguió adelante, estrujando a Crypto por todo su valor de espionaje hasta 2018, cuando la agencia vendió los activos de la compañía, según funcionarios actuales y anteriores.

 

La importancia de la compañía para el mercado de seguridad global había disminuido para entonces, acorralada por la difusión de la tecnología de cifrado en línea.

Aun así, la operación Crypto es relevante para el espionaje moderno. Su alcance y duración ayudan a explicar cómo Estados Unidos desarrolló un apetito insaciable por la vigilancia global que fue expuesto en 2013 por Edward Snowden . También hay ecos de Crypto en las sospechas que giran en torno a compañías modernas con supuestos vínculos con gobiernos extranjeros, incluida la firma antivirus rusa Kaspersky, una aplicación de mensajes de texto vinculada a los Emiratos Árabes Unidos y el gigante chino de telecomunicaciones Huawei.

La Guerra Fría no ha concluido, sólo sigue por otros medios.