El cohete chino Long March 5B está fuera de control y los expertos señalan que en las próximas horas reingresará a la atmósfera de la Tierra, donde caerán sus fragmentos en un área aún no determinada.

Según Marcelo Colazo, Doctor en Astronomía de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), los últimos cálculos de los expertos señalan que el artefacto impactaría a la medianoche argentina, con una ventana de más o menos 6 horas. 

En diálogo con el programa Es Por Acá, de FM 102.3, indicó que "se podría esperar que entre las 6 de la tarde de hoy y las 6 de la mañana del domingo, que se produzca el reingreso". Además, el astrónomo llevó tranquilidad, al afirmar que "lo bueno es que, si uno hace el cálculo en la ventana esa que se ha designado que es posible el reingreso (a la atmósfera) ya estas órbitas no pasan por la Argentina, entonces la probabilidad de que caiga en nuestro país baja muchísimo más".

Entrevista con Marcelo Colazo by cba24n.com.ar

Por otro lado, el experto explicó que se lo denomina "descontrolado" porque "no es como un satélite que puede ajustar su órbita. En este caso sólo actúa la fuerza de gravedad y la atmósfera. No se puede tomar ninguna acción para modificar su órbita y eso hace que sólo podamos medirlo, seguirlo, observarlo, determinar órbitas y hacer cálculos de dónde sería el impacto".

Seguí la trayectoria del cohete:

Out of control China rocket live tracking Long March 5B Rocket debris | تتبع مسار الصاروخ الصيني

Antecedentes similares:

Colazo recordó que "Justo hace un año hubo un caso similar con otro cohete chino". En 2020, desechos de otro cohete Long March se estrellaron sobre aldeas de Costa de Marfil, provocando daños, pero sin dejar víctimas ni heridos.

En 2018 el laboratorio espacial Tiangong-1, también chino, se desintegró al reingresar a la atmósfera en 2018, dos años después de dejar de funcionar, aunque las autoridades chinas negaron haber perdido el control de la nave.

¿Qué falló?

Colazo explicó que "generalmente lo que se hace es que estas etapas no lleguen a entrar en órbita, o sino, que  tengan cierto control, de manera que uno pueda guiar la caída para que caiga en un lugar deshabitado. En este caso el problema es que no podemos hacer nada". Debió haber llegado más alto para que no entre en la atmósfera, o lo haga de manera controlada. 

Por último, el experto de la CONAE sostuvo que cuando el cohete reingrese a la atmósfera la temperatura hará que el artefacto se desintegre, y sus fragmentos serán visibles para quienes estén cerca de la zona del impacto.

China viene invirtiendo hace varias décadas miles de millones de dólares en su programa espacial. El gigante asiático envió a su primer astronauta al espacio en 2003. Una sonda china se posó en el lado oculto de la Luna en 2019, una primicia mundial. El año pasado, trajo muestras de la Luna y terminó Beidu, su sistema de navegación por satélite (competidor del GPS estadounidense). Y en las próximas semanas, Pekín prevé posar un pequeño robot con ruedas en Marte. Además, la agencia espacial china anunció su intención de construir una base lunar con Rusia.

Con información de La Nación.