Lo hizo monseñor Ojea, en el marco de las jornadas de la Conferencia Episcopal Argentina, donde hubo autocrítica de los hechos denunciados.

En el marco de las jornadas de reflexión de la Conferencia Episcopal Argentina, el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, denunció que “los abusos sexuales son también abusos de conciencia y siempre parten de un abuso de poder” y llamó a que tengan un corte definitivo.

El presidente de la Conferencia remarcó también ante 111 obispos presentes de todo el país que “los abusos de poder en un sentido más amplio, unidos a los abusos sexuales antes mencionados, han contribuido a crear una actitud de rabia y enojo en muchos fieles”.

De esta manera, la Iglesia Católica no eludió uno de los temas centrales que ha ocupado el escenario de cuestionamientos surgidos en los últimos tiempos y el requerimiento de Justicia y autocrítica sobre esos temas.

El mensaje de Ojea habría sido previamente acordado con el papa Francisco, y ambos estuvieron juntos hace pocas semanas en Panamá.

Ojea resaltó que “la Iglesia toda esta empeñada en recorrer un camino de purificación. El encuentro sobre la protección de los menores en la Iglesia nos puso delante del pecado y del drama de los abusos. Abusos sexuales que son también abusos de conciencia y que siempre parten de un abuso de poder”.