Alimentos y bebidas siguen subiendo más que el resto.