El expresidente había solicitado un hábeas corpus. Recordó que la dictadura militar le permitió en 1980 salir a velar a su madre.

Con el argumento de cuestiones logísticas, la Justicia brasileña denegó en las últimas horas, un pedido del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, para concurrir al funeral de su hermano.

Genival Inácio da Silva, de 79 años, era su hermano mayor. Falleció este martes a causa de un tumor y este miércoles tiene lugar en el mediodía brasileño la despedida final.

La solicitud del líder del Partido de los Trabajadores fue denegada por la jueza Carolina Lebbos, quien adujo complicaciones con los tiempos para el traslado y que “se impone la preservación de la seguridad pública y de la integridad física del propio preso".

Dijo, a su vez, que no es “insensible a la naturaleza del pedido".

Enterado de la novedad, vía redes sociales el propio Lula trajo un recuerdo y una comparación.

“La dictadura permitió que Lula fuese al velorio de su madre. La ley es clara, pero no es para todos”, escribió, adjuntando una foto en blanco y negro de aquel momento.

La referencia data del año 1980, cuando el exmandatario había sido detenido por liderar un paro sindical en plena dictadura, pero el gobierno militar le permitió acudir a la despedida.