Lo demuestran tres relevamientos del Ministerio de Salud en la capital cordobesa y aumenta el riesgo de picaduras y posterior contagio.

Desde la Provincia se dispuso que personal sanitario realice recorridos esta semana barrio Santa Isabel para relevar la cantidad de mosquitos Aedes aegypti que son la especie que contagia engfermedades con el Dengue, Zika o chicungunya.

Según los resultados de los relevamientos, el calor, la humedad y las conductas de los vecinos son apuntados como principales causas de la proliferanción de estos insectos en el ámbito barrial.

Los del tipo Aedes aegypti se caracetrizan por ser silenciosos, sigilosos, y ubicarse en las habitaciones y escondidos hasta en el placar por lo que la sensación de que hay mosquitos por todos lados es absolutamente certera por estos días en la capital provincial.

Tres relevamientos del Ministerio de Salud provincial indican que en la ciudad de Córdoba es alta la población de mosquitos Aedes aegypti y como dato sobresaliente se comprobó que las hembras pican más.

El clásico “monitoreo aédico”, que se realiza desde 2009, fue el primero en dar cuenta de esta invasión.

El último resultado, que corresponde a diciembre pasado, detectó larvas en el 12 por ciento de las viviendas de la ciudad de Córdoba, por lo que es importante saber que cuando este índice supera el cinco por ciento, hay riesgo de brote, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe consigan que el pasado mes de diciembre fue el periodos con mayor presencia de larvas en domicilio, en la comparación intermensual, con un porcentaje de mosquitos encontrados mayor a el de años anteriores (2,5 en diciembre de 2014, 7,3 en 2015, 5 en 2016 y 7,7 en 2017).

Según este estudio que se realiza con el apoyo del Centro de Investigaciones Entomológicas de la Universidad Nacional de Córdoba, el sudeste de la ciudad fue el sector con más mosquitos y le siguieron el noroeste y el sudeste.

Los reservorios predilectos fueron los recipientes con plantas, seguidos por baldes (que a su vez funcionan como bebederos de mascotas), tarros, botellas y desagües.

“Por más que aconsejemos, nos cuesta que la gente saque las plantas del agua o coloque arena. Tienen la información, pero les cuesta pasar a la acción”, indicó Laura López, responsable de Zoonosis de Córdoba.

Las altas temperaturas, las lluvias y la falta de prevención explican el aumento de mosquitos, mientras que la densidad poblacional, esto es en condiciones de hacinamiento, los insectos se multiplican.

Finalmente desde el Ministerio remarcaron que los viajeros que lleguen con síntomas de fiebre deben consultar rápido con el médico para poder activar la alerta porque están dadas las condiciones para que tengamos un nuevo brote.

Desde el portal de la Provincia recomiendan algunos aspectos de prevención para prevenir estas enfermedades transmitidas por los mosquitos y las medidas principales son:
► Evitar las picaduras, con repelente, tabletas y espirales, sobre todo si se viaja a lugares donde circulan estos virus.
► Usar telas mosquiteras en cunas, coches y ventanas.
► Eliminar cualquier recipiente que pueda acumular agua y convertirse en un criadero.

Ante síntomas como fiebre, dolores de cabeza, musculares o de articulaciones, erupciones en la piel o enrojecimiento de los ojos, no hay que automedicarse (especialmente, no tomar aspirina o ibuprofeno) y se debe consultar a un centro de salud.

Por otra parte, se ha demostrado que el zika puede transmitirse por vía sexual y ocasionar complicaciones serias en el embarazo. Por eso, las personas en edad reproductivas o embarazadas deben extremar las medidas de prevención de picaduras de mosquitos y usar preservativo si existe riesgo de contagio por vía sexual.