En el último año, cayó un 7 por ciento la venta de combustibles líquidos. En Córdoba, este febrero se adquirió un 5,8% menos que en 2018.