En un informe de salud de los últimos días, Naciones Unidas indica que los Estados no cumplirán los acuerdos en tal sentido.

Se estima que viven hoy 7.500 millones de habitantes en el planeta;. Para 2050 la ONU prevé que seremos diez mil millones de personas.

Aunque no siempre reconocida, hay una crisis medioambiental generada por un modelo insostenible de desarrollo. Esta crisis tiene diferentes facetas, todas ellas inquietantes. El cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la reducción del agua dulce disponible, la contaminación del aire, la contaminación de los mares y océanos junto con su sobre explotación.

En los últimos días el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha presentado, en un reporte de 740 páginas, el informe Perspectivas del medio ambiente mundial (sus siglas en inglés: GEO).

El documento fue elaborado por 250 científicos y expertos de 70 países. En él se analizan los principales problemas ambientales del planeta partiendo del conocimiento científico disponible; y las conclusiones son, cuanto menos, inquietantes.

Al ritmo actual, la humanidad no cumplirá ninguna de las metas fijadas para 2030 y 2050 en los distintos acuerdos internacionales sobre cambio climático, desarrollo sostenible y protección medioambiental.

En este, el sexto informe de una serie que comenzó en 1997, la ONU demanda “medidas urgentes ahora"; sostiene que, aunque hay alguna mejora en algunos puntos concretos “el estado general del medio ambiente ha seguido deteriorándose en todo el mundo". Según el análisis, los esfuerzos de algunos países y regiones se ven entorpecidos por modelos de “producción y de consumo insostenibles" y por el cambio climático.

Paradójicamente, se conocen las medidas que hay que tomar; incluso están recogidas en tratados internacionales como el Acuerdo de París o los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pero el conjunto de naciones avanza en sentido contrario según el informe: “los avances son demasiado lentos para alcanzar las metas, o que incluso progresan en sentido equivocado".

Sobre las consecuencias del curso actual advierte el informe: “La incapacidad constante para adoptar medidas urgentes está teniendo repercusiones negativas sostenidas y potencialmente irreversibles sobre los recursos ambientales esenciales y la salud humana".

La presentación coincide con la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que se celebra en Nairobi, Kenia.