El Gobierno nos impulsa a la resignación ante la crisis económica, a aceptar la situación tal como es y sin protestar.