El último año del lateral, que será títular en la Selección Argentina, es un canto a la superación personal.

“Dos días en la vida nunca vienen nada mal, de alguna forma de eso se trata vivir", inmortalizó Fito Páez, en su tema icónico, homenaje a la película “Thelma y Louise", del genial  Ridley Scott.

En el caso de Renzo Saravia, no fueron dos días, sino 365. Un poco menos de un año que cambió la vida del marcador lateral que nació en Villa María Del Río Seco. Localidad del norte de la Provincia de Córdoba, con apenas menos de 5 mil habitantes.

En septiembre del 2018 recibió el llamado del  entrenador Lionel Scaloni para formar parte del incipiente proceso del selccionado argentino, post desmoronamiento de la tragedia deportiva del Mundial de Rusia.

Antes, debió esperar 111 días para poder jugar en Racing de Avellaneda, ante la negativa de Diego Cocca, entonces DT, en confiar en sus virtudes futbolísticas. Quiso el destino que la lesión de Iván Pillud frente a Talleres, posibilitara su debut en la Academia el 5 de noviembre del 2017.

Necesitó un tiempo frente a la T, para no soltar jamás el puesto, y consolidarse en el actual campeón de la Superliga, de la mano del Chacho Coudet.

Racing hizo uso de la opción por el 50% de la ficha, en un millón de dólares, para luego negociar al cordobés, al Porto de Portugal, por una cifra millonaria de apróximadamente, 7 millones de euros.

Saravia llegó a la ciudad de Córdoba de la mano de su padre Reinaldo, y probó suerte en Instituto, donde estuvo muy poco tiempo por ser “menudito". De allí terminó recalando en la Las Palmas, para posteriormente desarrollar sus condiciones en las inferiores de Belgrano. Debutó en primera en la temporada 2012/13, destacándose por su capacidad física, y proyecciones en ataque.

Una recomendación de Ricardo Zielienski lo llevó a Racing, en el año 2017. Su definitiva consagración se dió en octubre del año pasado, en ocasión de un amistoso entre Argentina y Brasil. Hay momentos en la vida de un futbolista que significan una bisagra. Saravia debió lidiar, contra el jugador del momento, Neymar. Y aprobó su tarea con un sobresaliente. Hasta el propio jugador del PSG lo felicitó luego del partido.

Hoy Saravia disfruta la instancia, de poder debutar con la Selección Argentina en una competencia oficial. La Copa América es el torneo más añejo del mundo del fútbol. Un cordobés, lo disfruta con la serenidad de aquellos que valoran la cultura del esfuerzo.

Mirá las Noticias Destacadas