Una explosión de garrafas en Francia, Theresa May enfrenta complicaciones en el Brexit, y empleados públicos de EEUU viven de la caridad.

En Francia, una espectacular explosión accidental que se produjo en la mañana del jueves en un edificio de la universidad de Lyon desató, en un primer momento, pánico y a los fantasmas del terrorismo, en un país golpeado en reiteradas ocasiones por yihadistas.

Pero ese miedo era infundado, ya que la explosión fue producto de un incendio que dejó tres heridos leves. La universidad informó que el incendio no tiene nada que ver con los laboratorios y no hay productos químicos involucrados.

Panorama complejo ante la cercanía del Brexit

El parlamento británico votará un plan alternativo para concretar la salida de aquel país de la Unión Europea, proceso reconocido como Brexit, cuya fecha límite es el 29 de marzo.

Theresa May salvó por poco su gobierno tras enfrentar una moción de censura el pasado miércoles, que resultó en 325 votos a su favor y 306 en contra. Ahora, la primera ministra del Reino Unido tiene ahora otro respiro, y el desafío de juntar voluntades para arribar a un acuerdo.

Es la primera vez en la historia británica que un primer ministro supera con éxito una moción de censura, ya que en cada ocasión que se dio anteriormente, se produjo el desplazamiento del funcionario en el cargo. Esto está relacionado con que el partido Conservador, al que pertenece la primera ministra, tiene la mayoría en la Cámara de los Comunes.

May irá el próximo lunes a dicha cámara (similar a la Cámara de Diputados argentina) para anunciar los próximos pasos. Allí, presentará una moción con la nueva alternativa, que será debatida y votada el martes 29 de enero.

Largas colas en Washington por un plato de comida

En Estados Unidos, el largo cierre parcial de la administración de Trump se deja notar cada vez más por las calles de la capital de aquel país, donde miles de funcionarios quedaron temporalmente sin trabajo o sin sueldo.

Ante semejante situación, el chef español José Andrés decidió este miércoles repartir comidas a los afectados por el desempleo. Cientos de personas hacían fila por un sándwich, una sopa, o un café gratis, tras 26 días sin cobrar su sueldo, una situación casi impensable para un funcionario estadounidense.

El shutdown, como se llama a estos cierres parciales del gobierno federal de Estados Unidos, dejó a 800 mil empleados públicos en una situación delicada. Con 26 días sin actividad, es el mayor receso de este tipo en la historia estadounidense.

Donald Trump ya había anunciado el año pasado que no daría marcha atrás con esta situación hasta que obtuviera financiación para el muro en la frontera con México. “No puedo decir cuándo reanudarán el trabajo, no antes de que tengamos un muro", dijo.

El cierre de las actividades se originó por el conflicto entre republicanos y demócratas para aprobar la financiación para construir la polémica obra. El presupuesto, presentado a mediados de diciembre por Trump y apoyado por los republicanos, incluía 5 mil millones de dólares destinados a financiar el muro. Por ello, fue bloqueado en el Senado por los demócratas, lo que significó la suspensión total de las partidas presupuestarias para nueve agencias federales.

En estos casos, los empleados esenciales, como médicos y fuerzas de seguridad, trabajan sin cobrar hasta que termine el cierre, y aquellos no esenciales no realizan sus tareas.

Fuentes: Euronews, Sputnik

Mirá las Noticias Destacadas

Hay demoras y Costanera Norte recién sería habilitada el domingo a la tarde
Detienen a militar de la comitiva de Bolsonaro: viajaba con 39 kilos de cocaína
El impacto de la inflación en la salud de los adultos mayores
Se multiplican reclamos a EPEC, ante la demora de emisión de facturas
Tras 14 años designan a la primera Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes