El comienzo del nuevo año tendrá alta temperatura y viento norte. No se esperan tormentas para los festejos del fin de año.

El pronóstico para la antesala del 1 de enero marca una noche sin tormentas y con aire fresco.

A lo largo del 31 de diciembre se aguarda una disminución de la nubosidad y ascenso de la temperatura.

En tanto que para el primer día del 2019 el calor se haría sentir con una máxima de 34 grados.

El pronosticador Marcelo Madelón indicó que las primeras lluvias llegarían el 2 de enero pero no tendrían la intensidad de las últimas del 2018.