El precandidato a presidente por Consenso Federal señaló que la única salida a la crisis es mediante un gobierno de unidad.

En el horizonte inmediato del precandidato a presidente por el espacio Consenso Federal tampoco aparece la reforma laboral.

De campaña en Córdoba, Roberto Lavagna también señaló que la prioridad es reactivar una economía que arrastra ocho años de caída, en sintonía con lo que ya expresara el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

“Cuando ustedes le preguntan a un empresario si tomaría algún personal adicional, porque le bajen un poco el costo, le faciliten el proceso de entrada y salida, la respuesta es terminante: no. ¿Por qué voy a tomar personal si la economía no crece? Sólo en una economía que esté creciendo es posible plantear algún tipo de reforma que tiene como contraprestación hacia el sector trabajador mejores salarios y más puestos de trabajo", manifestó en rueda de prensa.

En ese marco citó como un ejemplo posible lo sucedido en el yacimiento de Vaca Muerta, donde los gremios aceptaron una flexibilización de sus convenios en pos de más puestos de trabajo

“Entre el gobierno provincial de Neuquén y el sindicalismo del sector  se hizo un proceso de flexibilización, pero se crearon 30 mil puestos de trabajo, además  es un sector con salarios muy elevados. El gobierno nacional  se sumó cuando vio que era exitoso, para hacer marketing", apuntó.

“Por eso las cosas no se pueden plantear en el vacío. Una reforma laboral en una economía estancada no sirve para nada. Seguramente la sociedad argentina no la aceptaría. Seguramente sí vaya a estar dispuesta a discutir muchas cosas, el sector sindical, la sociedad en su conjunto, en una economía que crea trabajo", amplió.

En el mismo marco, el ex Ministro consideró que la reactivación de la economía es la primera condición para acceder a una refinanciación de la abultada deuda con el Fondo Monetario Internacional.

“En 2021/2022 Argentina tendría que pagarle al Fondo Monetario 55 millones de dólares. Es obvio que el país no tiene capacidad. Lo hemos hablado con el Fondo. Ellos entienden que es inevitable una refinanciación. Pero esa refinanciación va a tener sentido si la economía argentina se pone en marcha", declaró.

“La economía argentina hace ocho años que está absolutamente estancada, sin crecer, mientras tanto la población ha crecido alrededor del 9%.  Ninguna deuda es sostenible en una economía estancada, o incluso achicándose como viene sucediendo en estos dos últimos años. De manera que la refinanciación debe ser leída en el marco de un programa económico distinto al del ajuste que plantea de manera permanente el gobierno", explicó.

Por otra parte, aseguró que la situación actual, con una crisis de años, requiere de una unidad nacional para “una salida".

Mirá las Noticias Destacadas