En campaña aunque indeciso, el economista participa de un almuerzo en la Fundación Mediterránea. Antes se encontró con el gobernador.

Roberto Lavagna es, a todas luces, la mayor incógnita de 2019.

Es que, bajo la premisa de una presunta candidatura, no formalizada y sin siquiera ser parte de un espacio político concreto, parece ingresar al ring rumbo a la presidencia.

En ese contexto, el exministro de Economía visita Córdoba este miércoles, participando de un almuerzo organizado por la Fundación Mediterránea.

Pero antes lo recibió el gobernador Juan Schiaretti, el mayor diagramador de un espacio justicialista (ampliamente adjetivado y diferenciado del kirchnerismo) que busca terciar en pleno año electoral.

Buscando votantes, se espera que del encuentro puedan salir definiciones.