En la madrugada, el estadio de River fue habilitado para albergar la final de la Copa Libertadores ante Boca.