Córdoba fue el epicentro de la lengua. Con figuras destacadas, se plantearon diversos debates sobre el español.

El Congreso Internacional de la Lengua Española cerró este sábado 30 de abril. Durante cuatro días, diversas personalidades plantearon debates sobre la lengua.

“Es la olimpíada de la cultura, de la literatura y de las palabras", expresó Francisco Marchiaro, secretario de Cultura de la Municipalidad.

Andruetto, la crítica

El cierre del evento fue encabezado por la escritora cordobesa María Teresa Andruetto. Con una mirada crítica, realizó un discurso  afirmando que “la lengua es mestiza” y que “no es algo meramente retórico” afirmar que el idioma español es “una y muchas lenguas”.

En el encuentro, Andruetto también se refirió al lenguaje inclusivo por el que lamentó que no haya sido parte de la agenda de ninguna de las más de 200 conferencias. “Desconozco si las mujeres han dado sus opiniones sobre la agenda temática", dijo.

Sabina, el impostor

Otra figura destacada del CILE, fue el cantautor y poeta Joaquín Sabina. 

“Entre tanto poeta y erudito me siento un impostor, pero siempre me ha gustado asistir a fiesta en las que se supone que no tendría que ser invitado", declaró en su presentación.

Sabina participó del panel Poesía y diversidad cultural presidida por Rafael Oteriño, y coordinada por María Negroni. Además formaron parte de la mesa: José Mármol, Guillermo Saavedra, Elvira Sastre y Carlos Schilling.

Además, fue homenajeado a través del tango por varios artistas locales, nacionales e internacionales.

Piñeiro, la feminista

La escritora Claudia Piñeiro se ganó la ovación del público en el panel “El valor del español como lengua de culturas. Literatura, oralidad y folclore”.

Piñeiro se animó a cantar “Cinco Siglos Igual" en qom y recitó “Coplas verdes” de Mariana Carrizo reivindicando el aborto seguro, legal y gratuito “Paren de matarnos" de Miss Bolivia en contra de la violencia de género.

Mundstock, el cuestionador

“¿Alguien sabe qué es un bledo?", cuestionó el integrante de Les Luthiers.

“Cuidado, algún día un ejército de bledos se lanzará sobre los hispanoparlantes para vengarse de tantos siglos de ninguneo", bromeó y reflexionó sobre el vocabulario.

Dolina, el narrador

El histórico conductor de radio Alejandro Dolina abrió su charla relatando dos cuentos. Uno de ellos es “Polemistas" un relato atribuido a un Luis L. Antuñano en Cuentos breves y extraordinarios de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares.

“Varios gauchos en la pulpería conversan sobre temas de escritura y de fonética. El santiagueño Albarracín no sabe leer ni escribir, pero supone que la palabra trara no puede escribirse. Crisanto Cabrera, también analfabeto, sostiene que todo lo que se habla puede ser escrito. -Pago la copa para todos -le dice el santiagueño- si escribe trara. -Se la juego -contesta Cabrera; saca el cuchillo y con la punta traza unos garabatos en el piso de tierra. De atrás se asoma el viejo Alvarez, mira el suelo y sentencia: -Clarito, trara", dice el cuento.

“Solo pensamos en la forma del lenguaje y si queremos salir del lenguaje dejamos de pensar”, reflexionó.