Dicen las malas lenguas que cuando Mario Puzo escribió El Padrino, se basó en las charlas de una terapia de pareja.

Mirá las Noticias Destacadas

Categorias: CBA 24n