Enfermera en un ‘consultorio inclusivo’, agradece a los villamarienses, y pide “respeto”. Dijo: “Quería llegar acá para visibilizarnos”.

Que el proceso social que llevan adelante las minorías sexuales en el país se puede tornar tortuoso no es novedad. En cualquier caso, en una realidad que viven sus protagonistas en propia piel.

En el camino de la visibilización aparece la joven Jenifer Astargo, la mujer trans que quedó seleccionada entre las nueve postulantes a “soberana” en esta edición del Festival de Peñas de Villa María, que inicia en febrero próximo.

“Soy enfermera en un consultorio inclusivo hace un año, que apunta a la salud integral de las personas trans. Me siento totalmente integrada en Villa María, es un trabajo de años de militancia de mucha gente”, describe.

En diálogo con el programa A Pura Radio, de radio Universidad, pidió un esfuerzo a la población en el trabajo de “inserción” hacia el otro, porque “en definitiva somos personas: yo tengo mamá y papá, amigos y compañeros de trabajo” y “tengo capacidad para estudiar, respetar y también amar”.

Jenifer adujo, a su vez, que “con el respeto, todos vamos a poder salir de nuestra casa, con nuestras diferencias a cuestas”.