El Presidente recordó en un discurso en Bariloche la “historia espantosa” de la “corrupción masiva” y ponderó a Vaca Muerta.

Mauricio Macri dejó Cumelén para participar de un acto en Bariloche luego de reunirse con el gobernador Weretilneck, previo a la inauguración de las obras del Gasoducto Cordillerano-Patagónico.

En su primera aparición pública del año, y en medio de sus vacaciones, el Presidente presentó la ampliación del Gasoducto Cordillerano Patagónico y aprovechó para resaltar la importancia de que el país genere energía y recordó la “historia espantosa" de la “corrupción masiva" vinculadas a las licitaciones de infraestructura.

“Esto lo estamos haciendo trabajando en forma conjunta y volviendo a trasformar obras en esperanza, terminando con esta historia espantosa que hemos vivido en la que las obras estaban ligadas a la corrupción masiva, de lo que hemos ido enterándonos en los últimos meses”, resaltó en referencia a las causas judiciales que involucran a empresarios y ex funcionarios kirchneristas.

Macri recordó que la obra que inauguró este jueves había sido “varias veces prometida" durante el gobierno de Cristina Kirchner.

“Se había prometido en 2013 su ampliación. Después en 2015 la ampliación de la ampliación. Pero cuando llegamos al Gobierno no había un solo metro de caño construido. Entendimos la importancia de esto, la justicia de que esta obra se haga y la pusimos en marcha. Pasó de ser una muestra más de la resignación y el abandono a un símbolo de la esperanza de una Argentina que empieza a levantarse", sostuvo.

El mandatario también valoró la importancia de las obras de transporte de gas no solo para la industria, sino también para las familias que logran conectarse a la red. “Un país que quiere crecer durante muchos años en forma sólida, necesita energía. Y ahora la vamos a tener", expresó.

En otra parte de su discurso, el jefe de estado dijo que Bariloche “Está llenísimo de gente, al igual que muchos lugares de la Argentina". “Qué bueno que los argentinos tengamos la oportunidad de ir conociendo este maravilloso país que tenemos, porque es único. Y los que vivimos en el centro, nos ha pasado de conocer antes otros países que el nuestro", expresó.

Antes del acto, que se realizó en el predio que tiene la empresa Camuzzi en la ciudad, Macri mantuvo un encuentro con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, en medio del fuerte rumor de la intención que tiene la Casa Rosada de que el mandatario provincial, quien lidera su propio partido Juntos Somos Río Negro (JSRN), se sume a Cambiemos en caso de que el Tribunal Electoral de la provincia autorice su candidatura en 2019.

Recordamos que Weretilneck reemplazó al asesinado ex gobernador peronista Carlos Soria en 2012 y después ganó con otra fórmula en 2015 por lo que, según su postura, el que termina es su primer periodo y puede optar a un segundo.

Desde la oposición adelantaron que impugnarán su intento porque se trataría de un tercer mandato consecutivo algo que está prohibido en la Constitución provincial, al tiempo que aún se desconoce qué decidirán los tribunales.

Por la llegada de Macri, en la zona se montó un importante operativo de seguridad de parte de la Policía de Río Negro, la Policía Federal y Gendarmería Nacional.