Los primeros conceptos del entrenador de Gimnasia apuntaron a su enamoramiento con Córdoba y el particular vínculo con ambos clubes.

De muy buen humor y concentrado en su función de entrenador, así se lo percibió a Diego Maradona en los primeros minutos posteriores a pisar la ciudad de Córdoba.

Es que el equipo que conduce, Gimnasia y Esgrima de La Plata, cierra esta noche en el estadio Mario Kempes la fecha 7 de la Superliga, visitando a Talleres.

Metido como DT, entre los conceptos vertidos a Fox Sports lanzó que “últimamente Córdoba me ha dado muy mucha suerte”.

Sin embargo, los recuerdos están latentes: Siempre fui un enamorado en estad ciudad. Jugué muchísimos partidos con la Selección, y una vez jugué para Belgrano… pero no lo digo por nada, porque Talleres es un grande también”.

La cuestión no pasa desapercibida para el “Matador”, que anticipó que prepara un gran recibimiento con festejos que incluyen a exjugadores que fueron compañeros del astro.

Entre ellos está Daniel Valencia, claro, su “compadre” en tiempos futboleros, e ídolo ‘albiazul’.

“Rana” fue una de las primeras visitas. Junto a sus hijos pasó por el hotel, rememorando el vínculo personal que los sostiene, ya que María Inés es su ahijada.

Pero para el “Pirata”, la mención de Maradona no es una cuestión menor, y en las últimas horas se transformó en mural.

Las paredes de barrio Alberdi siguen hablando de aquel 10 de julio de 1986, cuando “Dios” se puso la camiseta celeste.

No había ocultado antes la idolatría por Julio César ‘Chacha’ Villagra, el futbolista que se hizo eterno cuando se decidió llamar con su nombre el estadio principal.

El mismo que recibió al astro futbolero apenas días después de ser campeón del mundo en México.

Mirá las Noticias Destacadas

Categorias: CBA 24n DEPORTES