El agresor transmitió su locura criminal durante 17 minutos por Facebook Live.