Unos mil trabajadores se congregaron en la Plaza Centenario denunciando que desde 2015, Fabricaciones Militares perdió 60% de su personal.

Trabajadores de Fábrica Militar Villa María se movilizaron en la tarde del viernes en reclamo por los 78 trabajadores cesanteados durante el 2018.

La concentración tuvo su punto de mayor convocatoria en plaza Centenario de la ciudad cabecera del departamento General San Martín y estuvo encabezada por el Secretario general de ATE Nacional, Hugo “Cachorro” Godoy.

“Fue una gran marcha porque los trabajadores del Estado pudimos dar cuenta del compromiso que tenemos congregando alrededor de mil personas en un momento en que la organización se hace muy complicada  como habitualmente pasa en el mes de enero” dijo Fernando Mercado, secretario general de ATE Villa María, consultado por La Nueva Mañana.

El dirigente señalo que los trabajadores del Estado vienen reclamando lo mismo desde que asumió el Gobierno ya que los despidos se fueron replicando en todas las áreas de la administración pública desde diciembre del 2015. “Había cerca de 300 mil trabajadores al comienzo de esa gestión, de los cuales 40 mil fueron despedidos” advirtió, y destacó que, en Fabricaciones Militares, “los cesanteados alcanzan los 1050, lo que representa un total del 60% ya que éramos alrededor de 2600 cuando asumió Mauricio Macri”.

Durante la movilización, los trabajadores también elevaron un pedido público a la Cámara de Diputados de la Nación para que se continúe con el tratamiento de la denominada Ley Caserio, que obliga a la reincorporación del personal cesanteado y ya cuenta con media sanción del senado.

“La única expectativa del trabajador es que este Gobierno cambie a partir de las urnas y que a fin de año estemos hablando de otro gobierno a quien le reclamaremos por los despedidos. No creemos que exista la voluntad de revertir esta situación. Hoy estuvo participando de la marcha la diputada Gabriela Estevez y hay compromiso manifiesto del diputado Martín Llaryora para que la ley pueda ser llevada al recinto a finales de febrero y sea aprobada. Pero sabemos que estará sujeta a la posibilidad del veto, así que también somos realistas al respecto. De todos modos, no vamos a dejar ninguna instancia sin abordar. Ni la gremial, ni la política, ni la legislativa, ni la judicial. Nosotros no vamos a bajar los brazos”, aseguró Mercado.