El Gobierno aplicó la ley de Seguridad de Estado para incrementar las penas contra el bloqueo en las terminales del metro.

La suba del boleto de subte en Santiago de Chile provocó una ola de repudio que se canalizó en el colapso del sistema de transporte, destrozos y represión.

La respuesta de la población es encabezada por la franja estudiantil que lleva adelante el salto de vallas para pasar sin pagar desde la última semana.

Bajo el lema #EvasionMasivaTodoElDia los jóvenes bloquearon los accesos a al metro más extenso de Sudamérica que recorre 140 kilómetros.

En tanto que el gobierno de Sebastián Piñera adoptó una salida represiva con más carabineros en las estaciones y anunció la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado para incrementar las penas por las infracciones.

“Hoy puede ser el metro, mañana pueden decidir destruir el Ministerio de Justicia o el Registro Civil”, afirmó Piñera en una entrevista en una radio local.

En cambio desde el gremio del metro apoyaron a los estudiantes. “Los más pobres terminan pagando gran parte de su ingreso en un servicio cuando, en realidad, nosotros entendemos que un transporte de calidad con una tarifa justa es un derecho”, dijo a RT Eric Campos, presidente del Sindicato Metro.

El aumento que aplicó el Gobierno chileno hizo que el boleto pasara de 800 a 830 pesos, es decir, de 1,13 a 1,17 dólares.

Incendios ¿intencionales?

En este contecto, este viernes por la noche se registraron diferentes incendios en la capital del país trasandino, siendo el más grave el registrado en el de la empresa eléctrica de Enel. El avance del fuego fue rápido y consumió una de las caras de la infraestructura.

Además, cuatro estaciones del Metro también registraron siniestros similares.

Mirá las Noticias Destacadas