En conferencia tras la primera reunión de Gabinete del año, el Presidente habló de obras, mientras hay 3.500 evacuados en el norte y Litoral

Con un repaso amplio y general por las actividades que transitará el último año de gestión de su período presidencial, el presidente Mauricio Macri brindó este jueves una conferencia de prensa, escoltado por Patricia Bullrich y Jorge Faurie.

Lo hizo después de su primera reunión de Gabinete, con especial hincapié en las inundaciones, que tiene aún a 3.500 personas evacuadas en el Litoral y el norte argentino.

Recordó su reciente visita a la localidad chaqueña de Barranqueras, remarcó que las lluvias “son superiores a lo conocido y a la capacidad de infraestructura para soportarla”. Prometió, a su vez “estar cerca” de quienes sufren y “seguir avanzando con las obras”.

“Esto va a suceder reiteradas veces en distintas zonas. Es importante tener un Estado que invierta en estas obras, porque había gente que estaba hace ocho días en el centro de evacuación. Y decidimos extender el funcionamiento para no arriesgarnos a que haya contagios de enfermedades”, graficó.

Se lamentó, a su vez, que la situación se de “con los niveles de pobreza que uno encuentra” en la zona, y resaltó la importancia de “brindar mejores oportunidades de progreso”.

Consideró relevante, además, su compromiso por “disminuir el gasto corriente”, para tener presupuestos cada vez más eficientes e inteligentes”, que permitan realizar más obras.

Destacó la actitud del Sistema Nacional de Gestión Integral de Riesgos), un comité que coordina la actividad de ministerios de Salud, Seguridad, Defensa y Desarrollo Social en catástrofes, el cual “reaccionó coordinadamente, en horas”.

Dijo, a su vez, que puso en marcha la búsqueda de “aportes adicionales positivos”, y resaltó: “Revisando almacenes de aduanas de la zona, con confiscaciones a contrabandistas, hay secuestros de mucha ropa y elementos de la casa que pueden servir. Porque en muchos casos han perdido todo lo que tenían”.