En 2018, se exportaron 90.900 toneladas más que el 2017. Por otro lado, los argentinos consumen cada vez menos leche.

La Secretaría de Agroindustria de la Nación informó que la exportación de productos lácteos creció en el 2018 un 38,2% en relación al 2017.

La cifra representa 90.900 toneladas más y un ingreso de 1.008 millones de dólares.

Sin embargo, el consumo interno de lácteos viene en picada. La leche, cuyo valor está entre los 26 y los 41 pesos, “se compra menos, se estira con un té, con un mate cocido. También cayó el café, el cacao, lo que acompaña a la leche. Se suman los reemplazos en los alimentos a base de leche y yogur", dijo Vanesa Ruiz del Centro de Almaceneros.

“Las exportaciones son el camino para una lechería ordenada que tenga previsibilidad. Este crecimiento está confirmando que más allá de la coyuntura de precios o climática la leche tiene una política pública de transparencia, ordenamiento y protagonismo de los mercados", indicó el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.