En el comienzo de Nada del Otro Mundo recordamos al poeta uruguayo con este hermoso texto.