The Intercept continúa entregando evidencias de las faltas de ética y la intencionalidad política en el proceso contra el ex presidente.

Como era previsible, la filial brasilera de la organización periodística The Intercept continúa goteando información sobre el escándalo de la justicia en Brasil.

En su séptima entrega revela que el ex juez Sergio Moro (actual ministro de Justicia del gobierno que encabeza Jair Bolsonaro), y los fiscales conspiraban políticamente para pejudicar a Lula al tiempo que cuidaban de parecer imparciales.

El reporte, que se puede consultar en este link, también demuestra que Moro se posicionó en contra de las investigaciones contra Fernando Herique Cardoso en el Lava Jato por temor a que afectasen a alguien cuyo apoyo era importante, según mensajes que se divulgaron. Así, por ejemplo, Moro le dijo al fiscal Deltan Dallagnol que la investigación en curso podía molestar al ex presidente.

En otra ronda de conversaciones difundidas por el sitio y atribuidas al entonces magistrado y a los integrantes de la fuerza de tarea de Lava Jato en Curitiba, Moro cuestiona al procurador Dallagnol por las citaciones a Cardoso, en 2017, en la delación de Odebrecht.

En las conversaciones difundidas, el seguimiento del horario de los intercambios permite comprender cómo la inquietud de Moro movilizó a Dallagnol a consultar con otro fiscal la estrategia a seguir y aprobar la decisión de permitir que la justicia de Sao Pablo declarase prescripta la acción contra Cardoso.

En concordancia con lo que se documenta en este informe, en 2017 la Justicia Federal de São Paulo archivó la petición contra el ex presidente resultante de la delación de Emilio Odebrecht.

En los mensajes difundidos este martes por el sitio, Moro le pregunta a Deltan: “¿Tiene algo realmente grave de Cardoso? Lo que vi en la televisión parecía muy débil”, afirma. “¿La caja dos del 96?”, completa.

Deltan responde: “En pp [principio] sí, lo que tiene es muy débil”. “¿No estaría más que prescrito?” cuestiona nuevamente Moro.

Mas tarde, luego de la consulta con el fiscal Sergio Bruno Cabral Fernandez, en que confirmó que la causa se declararía prescripta en Sao Pablo, Dallagnol le confirma a Moro: “Fue enviado a SP sin analizar la prescripción, supongo que a propósito, tal vez para mostrar imparcialidad”. Moro, entonces, comenta:” Ah, no sé, me parece cuestionable pues molesta a alguien cuyo apoyo es importante. ”

Lo cierto es que el socio mayoritario de Odebrecht había relatado en su acuerdo de delación premiada el “pago de aportes indebidos, no contabilizados, en el marco de la campaña electoral de Fernando Henrique Cardoso a la Presidencia de la República, en los años 1993 y 1997”, ocasiones en que resultó electo y reelecto.

En otra de las revelaciones del sitio, se transcribe una conversación de noviembre de 2015 en que el fiscal Roberson Pozzobon, a través de un grupo de Telegram de uso exclusivo de los fiscales denominado FT MPF Curitiba 2: “Investigar en un mismo procedimiento, pagos de Odebrecht a los institutos de Lula y de FHC. Así nadie podría criticar nuestra actuación como si tuviese fines partidistas”

Por el momento, Cardoso no se ha referido al tema ni ha formalizado aparición pública.

Mirá las Noticias Destacadas