El presidente de Venezuela también consideró “nefasta” la posición de países europeos que reconocieron a Juan Guaidó.

El presidente venezolano Nicolás Maduro dijo que le envió una carta al Papa Francisco para pedirle ayuda, en la construcción de una canal de diálogo, frente a la crisis que desató la autoproclamación, como presidente encargado, del titular de la Asamblea Nacional Juan Guaidó.

“Yo le envié una carta al papa Francisco, espero que ya esté en camino o haya llegado a Roma, al Vaticano, diciéndole que yo estoy al servicio de la causa de Cristo, y en ese espíritu le he pedido que nos ayude en un proceso de facilitación, de fortalecimiento del diálogo”, expresó en una entrevista con la cadena televisiva italiana Sky TG24.

Maduro enfrenta el reclamo de la convocatoria a elecciones que encabeza Guaidó con el apoyo de Estados Unidos, Canadá, el grupo de países latinoamericanos que conforman el Grupo de Lima y al que este lunes se sumó España, Reino Unido, Francia, Alemania, Austria, Suecia, Dinamarca, Bélgica, Portugal, Polonia, Holanda, República Checa, Luxemburgo, Lituania y Estonia.

Sin embargo las diferentes posiciones dentro de la Unión Europea hace que la comunidad política no haya emitido un posicionamiento sobre la crisis en el país latinoamericano. En tanto que Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidad, dijo que se mantendrá al margen de los sectores en pugna.

En contraposición Rusia, China, Turquía, Nicaragua, Cuba y Bolivia mantienen el apoyo al presidente venezolano. Mientras que México y Uruguay han expresado la intención de conformar una mesa de negociación entre las partes.