Se desprende de un relevamiento realizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Violencia de Género.

Un informe del Equipo Latinoamericano de Justicia y Violencia de Género (ELA) reveló que ocho de cada 10 legisladoras nacionales afirmaron haber sido víctimas de violencia de género.

El estudio, el primero de esta índole en el país, fue realizado entre junio de 2017 y mayo de 2018 y tomó como muestra a 45 legisladoras de once provincias y de la Capital Federal  de distintos partidos políticos.

Los datos expresaron que el 73% de las legisladoras afirmó haber vivido alguna situación de violencia de género en la política a lo largo de su trayectoria.

Las respuestas positivas ascendieron a un 82% cuando se incluyeron preguntas vinculadas con acciones concretas, por ejemplo, si les habían restringido el uso de la palabra en reuniones y sesiones, o si las habían aislado en el ejercicio de sus funciones públicas por su condición de género.

Los dos tipos de violencia más frecuentes que tuvieron que enfrentar las encuestadas a lo largo de sus trayectorias fueron la psicológica (50%) y la simbólica (28%), detallan desde el ELA.

Por otra parte, y en menor medida, las legisladoras se refirieron a situaciones de violencia económica 22%, en tanto que la violencia física como la sexual fueron reportadas en menos del 10% de los casos.