La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó retirar de la lista al cannabis y a sus derivados para uso medicinal.

Esta solicitud del organismo internacional se produce a casi seis décadas de ser declarada como “dañina" por la ONU.

El organismo internacional pidió que se elimine a la planta de la Lista IV de la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU, es decir, la categoría más restrictiva de la convención sobre drogas que data de 1961 y en la cual las sustancias se consideran “dañinas y con beneficios médicos limitados”.

Los países que adhieren a ese acuerdo, entre ellos la Argentina, se habían comprometido a considerar al cannabis como un “estupefaciente peligroso y sin ninguna importancia terapéutica”.

Sin embargo, la agencia de Naciones Unidas solicitó una revisión urgente sobre la prohibición del cannabis al reconocer sus propiedades medicinales.

El informe avala el “potencial terapéutico” de los preparados de cannabis para el tratamiento del dolor y otras afecciones médicas como la epilepsia y la espasticidad asociadas con la esclerosis múltiple.

De acuerdo a lo publicado por Tiempo Argentino, la recomendación de la OMS –efectivizada a través de una carta de su director general, Tedros Adhanom, dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres– se someterá a votación durante el 62º período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes que se reunirá en Viena, Austria, en marzo.