El femicidio existe porque existe la violencia de genero, y esta se nutre de la discriminación contra la mujer. La discriminación es violencia, y la violencia mata. El 50 % de los crímenes en el mundo son por femicidio, y esto ocurre en un mundo donde el 60 % de las mujeres son analfabetas. 

La mujer tiene 8 veces mas de probabilidades de ser asesinada por alguien de su entorno que en un robo. En nuestro país, el 80 % de las victimas mujeres, conocía al agresor.

Las mujeres muertas en su mayoría tenían entre 19 y 30 años, mientras que la mayoría de los agresores tiene entre 31 y 50 años. (y el 15 % pertenecían a Fuerzas de Seguridad). Y un tercio de las mujeres ya había hecho denuncias previas por maltrato. 

Estas cifras son sumamente importantes para el trabajo de prevención que debe hacer el Estado, por ejemplo a través de campañas de concientización adecuadas frente a este flagelo que va en aumento. Hay un Registro Nacional recientemente creado, hay botones Antipánico, tobilleras, brazaletes, etc.. pero el Estado no logra poner freno al grave problema. 

Ya no alcanza con leyes, ni con penas, ni con la prevención magra actual, ni con la educación sobre el tema que va avanzando en las Escuelas. Además de todo eso es necesario logra un compromiso colectivo de toda la sociedad. 

En mi opinión no alcanza con que los hombres piensen que estos crímenes podrían ocurrirles a sus hijas o a sus madres por ejemplo. Yo creo que las campañas deberían apuntar a que los hombres entiendan el problema imaginando que ellos son los agredidos, violados, mutilados, o asesinados. Pero esto sera tema de especialistas en comunicación. Por lo pronto se que las únicas Campañas exitosas en esta materia son algunas pocas del Primer Mundo y que se caracterizan por ser con contenidos adecuados, y sostenidas en el tiempo. 

La ONU informa que las mujeres son el 50 % de la población, pero solo son titulares del 1 % de la propiedad en el mundo. En Argentina ademas, ganan entre un 10 y un 30 % menos de salario por el solo hecho de ser mujeres, sin contar con los otros aspectos de la discriminación social, económica, política, sexual, jurídica, y en materia de salud, educación, etc. Pero claro, estamos sumamente atrasados en nuestro país en esta materia. Baste recordar que la mujer voto por primera vez a nivel nacional en 1947, que recién en 1966 se le otorgo plena capacidad jurídica a la mujer casada en el Código Civil, y que en 1985 obtuvo la Patria Potestad compartida. 

En esta Argentina machista y vergonzante el 56 % de las mujeres sufre algún tipo de discriminación laboral, y una de cada cinco padece violencia domestica de algún tipo. Todo falla, la Justicia, las leyes, el Estado, la Sociedad, falla la mujer y falla el hombre. Pero debemos hacer un esfuerzo para no fallarle a los niños, y educarlos en la igualdad plena. Porque los niños que crecen en hogares violentos son propensos a ser victimas o victimarios. 

El machismo argentino es tremendo. El 85 % de las mujeres consideran machista a los hombres y una de cada 3 considera machistas a las propias mujeres. El 61 % de las mujeres creen que su rol principal es cocinar y cuidar el hogar, y 3 de cada 10 consideran que es el hombre el que debe tomar las decisiones importantes.

 Sin embargo las cifras disminuyen cuando se esta ante un mayor nivel educativo. Por ejemplo, solo el 17 % de las mujeres que estudian en Universidades se siente discriminada. El machismo esta mas extendido entre las personas con niveles educativos mas bajos, y en los mayores de 60 años. 

Estas cifras mencionadas son de la OMS, del BANCO MUNDIAL, de ONGS, y de UNIVERSIDADES. Pero son sumamente importantes para los que tienen la responsabilidad de trabajar y diagramas Campañas de Difusión y Prevención que puedan ser evaluadas y monitoreadas para controlar y medir su efectividad, como en el caso de Canadá por ejemplo, que son permanentes y multisectoriales.

Femicidios y violencia de género, la columna de Álvaro Ruiz Moreno